El Ojo de Buñuel
 
 
     
 

Buñuel y el Cine Mexicano

por Rafael Aviña
 
Derechos Reservados © Editora El Sol, S.A. de C.V.
Derecho de Autor 35302-73
 
Luis Buñuel llegó al mundo en 1900: se trata, en efecto, de un hombre del Siglo 20, un renovador y un cineasta adelantado a su momento.
 
No sólo puso en marcha el concepto de surrealismo fílmico, sino la estética del onirismo y del psicoanálisis en el cine realizando películas que se acercan lo más posible a los sueños y creando, más que una escuela, una influencia decisiva para cineastas extraordinarios como David Lynch, Vicente Aranda o Bigas Luna, por citar algunos.
 
De hecho, desde su llegada al cine mexicano confirmó su talento con una carrera inteligente realizada a contracorriente de la industria plagada de humor e ironía, como lo demostrarían cintas atípicas: Susana (Carne o Demonio), ...l ó La Ilusión Viaja en Tranvía, por ejemplo.
 
De Gran Casino (47) a Simón del Desierto (65), media una obra de 21 películas de producción nacional que oscila entre la genialidad, el desparpajo y la eficacia artesanal.
 
Su siguiente etapa, la francesa -cinematografía con la que ya había realizado cintas como Eso se Llama la Aurora (55), El Diario de una Recamarera (63), más las coproducciones La Muerte en Este Jardín (56) y Los Ambiciosos (59)-, inicia con la célebre Bella de Día (66), adornada con la gélida belleza de Catherine Denueve, y finaliza con Ese Oscuro Objeto del Deseo (77), su película póstuma.
 
Esta etapa final es la más intelectual e irónica de Buñuel, con la que adquiere gran prestigio internacional, incluyendo varias nominaciones al Oscar, mismo que obtuvo con El Discreto Encanto de la Burguesía (72): irreverente y extraña farsa sobre un grupo de burgueses como metáfora de las instituciones (Estado, Iglesia, Ejército) imposibilitados para llevar a buen término una opípara cena que les espera.
 
No obstante éstas, sus últimas cintas -que se complementan con La Vía Láctea (69), Tristana (70) y El Fantasma de la Libertad (74), realizadas con grandes presupuestos y en colaboración con figuras de renombre como el guionista Jean-Claude Carriere, los cinefotógrafos Sacha Vierny y Edmond Richard, y actores como Michel Piccoli, Fernando Rey o la citada Denueve-, están lejos de alcanzar las alturas naturalistas de su obra mexicana.
 
En efecto, la carrera de Buñuel en México mostró a un realizador capaz de sacar partido de ambientes cotidianos intercalando elementos oníricos e incluso delirantes: la celda por la que escapa la cachonda Susana (Rosita Quintana), el autobús de segunda o el insólito tranvía No. 133 que aborda Lilia Prado en Subida al Cielo (52) y La Ilusión Viaja en Tranvía (54), respectivamente.
 
O acaso las callejuelas sin pavimentar de una semirural Ciudad de México por la que transita toda una corte de los milagros (ciegos, hombres sin piernas, enanos, alcohólicos o perros cirqueros) en Los Olvidados (50).
 
A partir de historias convencionales extraídas de los géneros y los temas en boga (el arrabal, el drama campirano, o la comedia urbana), Buñuel consiguió trastocarlas para crear insólitas obras dentro del panorama de la producción nacional no exentas de una ácida crítica.
 
Nazarín (58), Viridiana (61) -que marca la breve, aunque fructífera, colaboración entre Buñuel y el productor Gustavo Alatristey El ángel Exterminador (62) muestran, por ejemplo, la solidez de un realizador que consiguió inyectar su estilo a ese cine nacional en declive al final de la llamada Época de Oro.
 
Nazarín y Viridiana rastrean en los resortes del erotismo y la religión; la primera, basada en una novela de Benito Pérez Galdós, narra el calvario y la pasión de un errante cura rural que provoca a su alrededor todo lo contrario a lo que predica. Viridiana es otra cruda e irónica alegoría cristiana sobre la caridad, que sirve a Buñuel para presentar a una serie de personajes malsanos y esperpénticos.
 
Por su parte, El Angel Exterminador es otra perturbadora farsa surrealista que parte de una situación límite: un fruto de personas atrapadas inexplicablemente en una residencia.
 
Asimismo, Buñuel retrató con veracidad y feroz ironía ambientes rurales y urbanos creando una suerte de extrañas crónicas cotidianas del alemanismo y el sexenio ruizcortinista, al tiempo que hacía estallar temas manejados de manera convencional como la locura y los celos; recuérdese la fabulosa escena en el interior de una iglesia en ...l (52), con Arturo de Córdova en uno de sus mejores papeles.
 
Así como la psicopatía criminal encarnada en el personaje de Archibaldo de la Cruz -un extraordinario Ernesto Alonsoen Ensayo de un Crimen (55), el concepto de la muerte y las venganzas familiares en El Río y la Muerte (54) y la historia de amor loco que un matancero vive en medio de una sensual "buscona" y una ingenua jovencita en El Bruto (52).
 
Más allá de un botín para obsesivos descifradores de íconos, teóricos de la psicología e intelectuales aferrados en encontrar en su cine principalmente el europeo una visión del arte libre de impurezas, la obra de Buñuel es esencialmente provocadora y de un desparpajo singular.
 
Se trata de un cineasta incisivo y desma..., siempre dispuesto a divertirse. Sus películas siguen siendo atemporales y exquisitas; las de un realizador que supo imponer su personalidad, estilo, humor y autenticidad a cintas españolas, francesas y, sobre todo, a un cine mexicano, donde realizó lo mejor de su obra.
 
Su filmografía
1928 El Perro Andaluz (Un Chien Andalou)
1930 La Edad de Oro (L'age d'Or)
1932 Tierra Sin Pan (Las Hurdes)
1947 Gran Casino
1949 El Gran Calavera
1950 Los Olvidados
1951Susana (Demonio o Carne), La Hija del Engaño (Don Quintin el Amargado), Una Mujer Sin Amor (Cuando los Hijos Nos Juzgan)
1952 Subida al cielo, El Bruto
1953 Las Aventuras de Robinson Crusoe, ...l, Abismos de pasión
1954 La Ilusión Viaja en Tranvía, El Río y la Muerte
1955 Ensayo de un Crimen (La Vida Criminal de Archivaldo De La Cruz), Esto se Llama la Aurora (Cela s'apelle l'aurore)
1956 La Muerte en Este Jardín (La Mort dans ce Jardín)
1958 Nazarín
1959 Los Ambiciosos (La Fievre Monte < El Pao)
1960 La Joven (The Young One)
1961 Viridiana
1962 El Angel Exterminador
1963 Diario de una Camarera (Le Journal d'une Femme de Chambre)
1965 Simón del Desierto
1966 Bella de Día (Belle de Jour)
1969 La Vía Láctea (La Voie Lactée)
1970 Tristana
1972 El Discreto Encanto de la Burguesía (La Charme Discret de la Bourgeoisie)
1974 El Fantasma de la Libertad (Le FantUme de la Liberté)
1977 Ese Obscuro Objeto del Deseo (Cet Obcur Objet du Désir)

Rafael Aviña

< regresar

<
 
     
 
logo tec Director del Cineclub
Jesús J. Torres
jjtorres@itesm.mx
Diseño
Rafael Bortoni
rbortoni@itesm.mx
Copyright © 2009
Cinema 16
ITESM
logo cinema 16